blog_5

Dimitir no es fácil, y mucho menos, si diriges una gran multinacional con miles de personas a tu cargo, por lo que cada cierto tiempo conviene recordar algunos ejemplos de tan extinguida costumbre como es la de tener el objetivo de dimitir. Fracasos estrepitosos, motivos de salud o, simplemente, ganas de emprender un proyecto aún más grande, son algunos de los motivos que pueden llevar a alguien a presentar su dimisión. Pero,

Otros Trabajos y cursos relacionados:



Trabajos similares que también te pueden interesar: