Miedo al trabajo o ergofobia

A unos más y a otros menos nos cuesta ir a trabajar. La exposición al estrés, el carácter obligatorio o el simple hecho de madrugar pueden generar cierto rechazo al puesto de trabajo. Pero cuando las reticencias van más allá y no se logra hacer desaparecer esa sensación de repulsa, es más, esta aumenta y supone un impedimento serio en el día a día podríamos estar enfrentándonos ante un caso de ergofobia u odio al trabajo.

El ergofobia está considerada una fobia específica, es decir un temor desmedido e irracional hacia una situación, objeto, animal, etc. En el caso concreto de la ergofobia es el miedo a acudir al puesto de trabajo y todo lo que esto conlleva. Un estado que el propio afectado reconoce como irracional y que se siente incapaz de afrontar.

¿Qué circunstancias pueden provocar ergofobia?

Las causas que desencadenan una ergofobia pueden ser directas, motivadas por una experiencia traumática que se haya sufrido en el trabajo o indirectas a través del relato de otra persona sobre una situación negativa trabajando. Aunque lo habitual es que el desencadenante sea una vivencia con un fuerte impacto emocional negativo.

En muchos casos puede ser consecuencia de una baja autoestima que provoca una [+] Ampliar información

Comparte con tus amigos este trabajo en:

Compartir en Facebook      Compartir en Twitter      Compartir en Google+      Compartir en Linkedin

Otros Trabajos y cursos relacionados:



Trabajos similares que también te pueden interesar: