¿Me interesa tener retribución flexible?

La contraprestación que recibe un empleado por el trabajo que realiza durante su jornada laboral puede tener diversas formas. La principal es el salario, la recompensa monetaria. Pero además, las empresas pueden ofrecer otro tipo de contrapartidas que tienen que ver con bienes y servicios que el empleado puede necesitar y en los que va a hacer un desembolso de todas las maneras. Es lo que se llama la retribución en especie o flexible.

El salario en especie no puede suponer más del 30% del sueldo

Por ley, esta parte del salario no puede suponer más del 30% de la retribución en bruto de un trabajador. Existe un amplio abanico de servicios que pueden ofrecerse como salario en especie. Desde la cesta de Navidad hasta los cheques guardería para aquellos empleados con hijos menores de tres años. Al tratarse de un beneficio que obtienen los trabajadores conlleva obligaciones fiscales. La cantidad anual percibida en retribución flexible tiene que hacerse constar en la declaración a Hacienda. La retribución flexible tiene las mismas obligaciones de cotización, retención y tributación que el salario monetario. Cotiza a la seguridad social, la empresa retiene la parte correspondiente del IRPF y éstas deben tributar por los servicios ofrecidos [+] Ampliar información

Comparte con tus amigos este trabajo en:

Compartir en Facebook      Compartir en Twitter      Compartir en Google+      Compartir en Linkedin

Otros Trabajos y cursos relacionados:



Trabajos similares que también te pueden interesar: