Es el post de hoy vamos a hablar de uno de los temas más importantes con los que se encuentran los Responsables de Recursos Humanos o de Prevención de Riesgos laborales (PRL) de las empresas, y que son los problemas físicos derivados que puede causar mantener una inadecuada postura en el trabajo, sobre todo en aquellos puestos que requieren permanecer sentado durante largos periodos de tiempo.

Como muchas cosas en la vida, el aprendizaje (de conocimientos, actitudes y postural) que hayamos adquirido en la infancia va a ser lo que determine en muchos casos nuestra forma de funcionar y movernos en el futuro. En este caso concreto, las posturas que hayamos adquirido y en las que nos hayamos acostumbrado a permanecer mucho tiempo de pequeños adquiere una importancia fundamental, por lo que el hecho de haber tenido con un adecuado Mobiliario Escolar que nos haya ayudado a adquirir y mantener posturas correctas desde el punto de vista ergonómico para la salud de nuestro cuerpo, va a determinar en algunos casos nuestra salud en el trabajo.

Algunos datos y cifras

Según un informe de la Fundación Kovacs, una institución especializada en los problemas de espalda, antes de los 16 años de edad, el 70% de los adolescentes ha padecido dolor de espalda, lo que aumenta el riesgo de sufrir este dolor de forma crónica en el futuro.

Un mobiliario inadecuado en los centros, que impone posturas incorrectas, origina dolor de espalda y aumenta el riesgo de padecer desviación de la columna vertebral (escoliosis) y la llamada “chepa”.

Por eso, todo el mobiliario en los colegios debería ser regulable y adaptable a las características físicas del escolar, ya que no es lo mismo la corpulencia y estatura de un niño que de una niña, ni la de un niño de 8 años que la de uno de 14 años.

Otro informe señala que más del 25% de las bajas laborales por incapacidad transitoria tienen su origen en los dolores de espalda. Esta cifra aumenta al 32% en el caso de la invalidez permanente.

 ¿Qué podemos hacer?

Si no hemos podido contar con esas medidas preventivas que aporta un adecuado mobiliario escolar, lo que casi todos los expertos aconsejan para prevenir que los dolores vayan en aumento, o para al menos paliar esos dolores de espalda, es realizar ejercicio físico de forma regular. Ese ejercicio debe ser de forma moderada, y puede ser simplemente caminar 45 minutos diarios; lo que es desaconsejable es practicar deportes demasiado competitivos, que pueden agravar el problema.

A algunas personas les resulta calmante de forma temporal los ejercicios y sesiones realizadas con fisioterapeutas y quiroprácticos.

En el trabajo, lo que sí debemos exigir al área de Recursos Humanos es disponer de un adecuado mobiliario laboral, que además de cumplir con la normativa de PRL, sea cómodo de usar y adaptable a las características físicas de cada empleado. Ello, no sólo redundará en una mejor disposición para el trabajo por nuestra parte, sino también un ahorro para la empresa ante posibles bajas laborales por dolores de espalda u otras problemáticas relacionadas.

 

 


Otros Trabajos y cursos relacionados: