Pon en práctica una buena alimentación

Como todo buen comienzo de año hoy nos hacemos eco de uno de los más populares propósitos estrella: mejorar la alimentación. La preocupación por adoptar hábitos saludables con la comida puede haberse incrementado debido al confinamiento y después de todo un año teletrabajando.

El estrés y la mala alimentación

Algo que tener en cuenta en este sentido es que las emociones están muy relacionadas con la forma que tenemos de alimentarnos. Celebramos comiendo y aplacamos sentimientos de tristeza y ansiedad con la comida. Por lo que el estrés que se pueda estar sufriendo mientras se trabaja, en demasiadas ocasiones, se rebaja, al menos puntualmente, recurriendo a alimentos poco saludables.

En la medida en la que se es consciente de este mal hábito se puede transformar en algo saludable. La planificación semanal y algunos trucos como tener alimentos saludables siempre preparados y a mano será lo que contribuya a llevar una buena alimentación, también durante el tiempo de trabajo.

Pon en práctica una buena alimentación, también en el trabajo

Aquí van algunas de buenas prácticas respecto en la alimentación basadas en la consulta de guías sobre alimentación que diferentes organismos e instituciones tanto nacionales como internacionales recomiendan como saludables.

Desayuna variado y suficiente

Muchas personas se levantan sin ganas de tomar nada y empiezan la jornada con un café a secas porque son incapaces de meter algo al cuerpo a esas horas. Esta sensación puede venir provocada por el hecho de que se ha cenado demasiado tarde o muy abundantemente. Así que hay que remitirse a la noche anterior. La recomendación es cenar temprano para no irse con el estómago lleno. Además, esto favorece una mejor conciliación del sueño. A la mañana siguiente podrás tomar un desayuno que incluya una pieza de fruta, mejor que un zumo para no perder el aporte de fibra de la [+] Ampliar información


Otros Trabajos y cursos relacionados: