El despido en España, como una la mayoría de los países de nuestro entorno, y en especial en la Unión Europea, necesita necesariamente que el empresario o empleados establezca una causa del mismo en la carta de despido.

Las causas de despido procedente se dividen en 2 grandes grupos: Causas objetivas y causas disciplinarias.

En el post de hoy vamos a centrarnos en las causas objetivas.

¿Qué es el despido objetivo?

El despido objetivo se puede producir cuando el empresario justifica como motivo del mismo una serie de causas (económicas, técnicas, organizativas o de producción) que no son imputables a la voluntad del trabajador ni tampoco al propio empresario. A diferencia del despido disciplinario, la causa es totalmente ajena al trabajador, es decir, no es una sanción que se le imponga. Se puede ver una información más detallada en https://www.iuslexabogadosmadrid.com/despido-objetivo/

Causas del despido objetivo

Entre las causas que se establecen en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, como posibles para establecer un despido objetivo procedente están:

  • Ineptitud del empleado conocida o sobrevenida posteriormente a la incorporación del mismo a la empresa. No es posible en este caso alegar una causa que no se hubiese establecido durante el periodo de prueba.
  • Falta de adaptación del trabajador a las modificaciones técnicas operadas en su puesto de trabajo, siempre y cuando dichos cambios sean razonables. Previamente el empleador deberá haber impartido al trabajador cursos dirigidos a facilitar su adaptación a las modificaciones generadas. El despido no podrá realizarse hasta haber transcurrido al menos 2 meses desde las modificaciones realizadas o la formación recibida para adaptar al trabajador a las mismas.
  • Por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

Se entiende que existen causas económicas cuando los resultados de la empresa se desprende una situación económica negativa, como la existencia de pérdidas actuales o previstas, la disminución persistente de su nivel de ingresos ordinarios durante 3 trimestres consecutivos o el nivel de ventas es inferior al registrado en el mismo trimestre del año anterior.

Se entiende que existen causas técnicas cuando se produzcan cambios en el ámbito de los instrumentos de producción. Las causas organizativas cuando se produzcan cambios en el ámbito de los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar los sistemas de producción, y finalmente causas productivas cuando se produzcan cambios en la demanda de los productos o servicios que la empresa vende o pretende vender en el mercado.

  • Por absentismo, cuando las faltas de asistencia al trabajo (incluso aunque sean justificadas) superen el 20% de las jornadas hábiles durante 2 meses consecutivos o el 25% durante 4 meses alternos dentro de un periodo de 1 año.

Requisitos del despido objetivo

El empresario debe cumplir una serie de requisitos de forma y de fondo: debe comunicarse el despido en carta escrita haciendo constar la causa que justifica el mismo junto con la documentación justificativa, y poner a disposición del trabajador la indemnización correspondiente.

Indemnización del despido objetivo

El empleador deberá indemnizar al trabajador con 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades, teniendo éste derecho a cobrar el paro.

 

 


Otros Trabajos y cursos relacionados: