Tras los duros años de crisis económica generalizada que hemos sufrido en toda España, acentuados en el caso de la Costa del Sol por la mala prensa que han tenido determinadas actuaciones de políticos, todos los indicios apuntan a que estamos viviendo una recuperación de la inversión en la zona, que está permitiendo de nuevo un crecimiento sostenido de la actividad y el impulso empresarial.

Por un lado, el mercado inmobiliario a nivel nacional no sólo está presentando signos de recuperación en las principales ciudades del país, sino que las provincias costeras también representan un importante atractivo en cuanto a inversión inmobiliaria. De hecho, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), ciudades como Barcelona, Alicante, Málaga y Valencia, se situaron el pasado verano, tras Madrid, entre las cinco provincias preferidas para comprar casa, especialmente por parte de los inversores extranjeros.

Por otro lado, el sector turístico está experimentando también una recuperación significativa en la zona, apoyado, bien es verdad, por la situación de baja o nula demanda que están viviendo países de destino tradicional para los turistas europeos como eran Túnez o Egipto

En esta situación, de previsión o disposición de inversión, y en especial para el inversor extranjero, se presenta la necesidad de tener que contar con una Gestoría en Estepona o con una Gestoría en Marbella  que cuenten con profesionales cualificados en las normativas específicas, y que puedan asesorar adecuadamente sobre temas impositivos, y en las que poder delegar las declaraciones y documentación que conllevan este tipo de inversiones.

La Costa del Sol vuelve a ser un buen lugar para invertir

La Sociedad de Tasación Instituto de Valoraciones define las 5 ventajas de invertir en viviendas costeras:

  1. Son zonas con una alta rentabilidad. Los precios inmobiliarios en la costa han seguido una tendencia alcista tras la crisis, y se prevé que sigan así, aunque los precios aún son aún inferiores a los registrados durante el boom inmobiliario, lo que favorece la viabilidad de las operaciones. Destaca en especial la Costa del Sol, con precios que han subido un 6,6% en la provincia de Málaga durante el último año.
  2. Es un mercado dinámico con gran participación extranjera. La inversión inmobiliaria por parte de extranjeros en nuestro país el año pasado supuso el 13% de las transacciones. En este aspecto, destacan también las zonas de playa: Baleares, Comunidad Valenciana y Andalucía. Incluso a pesar de los efectos negativos del Brexit, la diversificación de inversores extranjeros procedentes de Bélgica, Italia, Alemania o China minimizó el descenso del 10% de los compradores británicos.
  3. Son centros neurálgicos del turismo en España. La costa mediterránea en general, y las islas son, junto a las grandes ciudades, los puntos con mayor concentración de turistas en nuestro país, en especial en verano, cuando tiene mayor incidencia el turismo de sol y playa.
  4. Son el paraíso de las viviendas de lujo. La Costa Blanca y la Costa del Sol acumulan más del 30% de la oferta de viviendas de lujo en España.
  5. Son una opción perfecta para disfrutar de la jubilación. Las zonas de playa son el destino de retiro preferido para muchos extranjeros europeos gracias fundamentalmente al clima y la gastronomía.

 

 


Otros Trabajos y cursos relacionados: