Las empresas utilizan logotipos para identificar sus productos y servicios con una marca. Sin un buen logo, es difícil que el consumidor diferencie unas compañías de otras. Por eso, las compañías están continuamente renovando sus logos, para adaptarse a los cambios de la sociedad e identificarse con las necesidades de los consumidores.