• El profesor de Estudios de Psicología y Educación de la UOC, Antoni Badia, propone seguir una guía de orientación breve.
  • Destaca la importancia de conocer todas las profesiones existentes.
  • Antes de elegir, conviene siempre consultar a personas del entorno.

Jóvenes

Una de las decisiones más difíciles que debe afrontar un adolescente es qué rumbo tomará su trayectoria académica. Al finalizar Secundaria o Bachillerato se encuentran en un momento decisivo ya que estudiar una carrera o un módulo concreto, seguramente, definirá en gran medida su vida laboral en los años posteriores.

Los expertos aseguran que no debe perderse de vista la vocación del estudiante, y recuerdan que pese a tener un mercado laboral que se lo pone muy difícil a los jóvenes, tampoco conviene obsesionarse con los estudios con más salida.

En este escenario, un artículo de Anna Sánchez-Juárez cita al profesor de Estudios de Psicología y Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Antoni Badia, quien recomienda seguir una guía de orientación breve que pasa por tener en cuenta desde los intereses que tiene el estudiante hasta el estilo de vida que se imagina para cuando sea mayor, o lo que es lo mismo, hacer un ejercicio de proyección de unos diez años vista y pensar qué se ve haciendo uno en el futuro.

Identificar los intereses del estudiante. El experto asegura que el primer razonamiento no puede quedarse en la asignatura que más les gusta o mejor se les da, para orientarse bien deben ir más allá. “Es importante que se informen bien de todas las profesiones existentes y que no se queden con las que solo conocen por familiares, amigos o que han visto en películas o series de televisión”, advierte Badia.

Identificar y evaluar las competencias y elegir una formación que permita desarrollarlas. “El adolescente debe ser consciente tanto de sus capacidades para adquirir, analizar o aplicar diferentes tipos de conocimiento como de sus habilidades en la dimensión social, como por ejemplo la comunicación o las relaciones personales”, recomienda.

Gestión del tiempo. Otro aspecto clave es qué tipo de estudios se quieren seguir según la disponibilidad del estudiante. Hoy en día, Internet permite a los alumnos licenciarse on line sin necesidad de pisar un aula. Esto permite modelos educativos a distancia igualmente válidos pero mucho más flexibles con el horario del estudiante.

Proyección futura. Cómo nos vemos en unas décadas, haciendo qué, dónde y con quién es vital en la decisión formativa. El psicólogo de la educación invita a los estudiantes a imaginarse el estilo de vida que les gustaría llevar en el futuro. “Hacer este ejercicio les ayuda a detectar su identidad profesional futura y optar por unos estudios que se adapten a sus preferencias y necesidades”, explica.

En este proceso, Badia recomienda la participación de personas próximas al adolescente, como su familia, sus amigos, sus profesores, entre otros, pero que hay que evitar cualquier tipo de imposición, él tendrá la última palabra.

Leer artículo completo

Otros Trabajos y cursos relacionados:



Trabajos similares que también te pueden interesar: