Hoy en día, en el que las opciones laborales por cuenta ajena son escasas, y en muchas ocasiones no adecuadamente remuneradas en base al trabajo y/o esfuerzo realizado, una buena opción que te puedes plantear es montar tu propio negocio.

Para ello te ofrecemos unos consejos que te ayudarán en tu andadura:

  1. Una buena idea: lo primero que necesitas lógicamente es tener una idea de negocio que poner en marcha. Se trata de desempolvar ese sueño que en alguna ocasión tuviste, de poner en práctica esa nueva forma de hacer las cosas que tu anterior jefe no te dejó, o de comercializar ese producto que siempre pensaste que necesitaba el mercado. Si además consigues que esa idea encaje con tus valores personales o tu forma de ver la vida, te será mucho más fácil: por ejemplo, si para ti el cuidado del medio ambiente y la ecología es algo muy importante, y tu idea tiene que ver con ese ámbito, ya tienes los dos primeros pasos superados.
  2. Ponle Pasión!: una vez que tienes la idea decidida, debes ser consciente que nada se consigue sin esfuerzo, pero que a la vez ese esfuerzo es menor cuando una le pone pasión a la que hace. Cuanto más cómodo te sientas con esa idea porque encaja con tus sentimientos más íntimos, menor esfuerzo sentirás que tienes que realizar.En este paso, será importante la ayuda de un coach que te ayude a identificar aquellas actividades que te provocan pasión (trabajos que conjuguen los siguientes 4 aspectos: encajan con tus habilidades naturales, tienes experiencia en ellas, te gusta realizarlos, y hay un nicho de mercado para ponerlos en práctica). En este sentido también nos parece muy interesante lo que leemos en este artículo con consejos para montar una PYME
  3. Busca Financiación: Partiendo siempre de la idea de que en este caso también se cumple la máxima de que “menos es más”, intenta financiarte y conseguir los recursos que necesitas intentando endeudarte lo menos posible o buscando esa financiación en el entorno familiar, amigos,… A lo mejor tienes que prescindir de esa idea de negocio maravillosa que tenías pero que implica tener o poder conseguir grandes recursos financieros para poderla poner en práctica, y decidirte finalmente por otra idea que no requiera tantos recursos, pero que sí sigue encajando con algo que te apasione.Por ejemplo, si te apasiona escribir, para montar un blog temático no se necesitan grandes recursos, y es una actividad que puedes monetizar vía publicidad y patrocinios.

    De igual manera, no pienses en una gran oficina, cuando hoy en día en un espacio de coworking tienes los servicios suficientes para empezar tu actividad y pagas por el tiempo que los utilizas.

  4. Asesórate: En la medida de lo posible busca el asesoramiento de alguna persona o mentor que tenga experiencia en el mercado y que te ayude a avanzar más rápido o superar mejor los primeros obstáculos.
  5. Dedícate en cuerpo y alma: Un negocio propio no se pone en marcha en un horario de 8 a 15 horas. Debes estar dispuesto a una dedicación intensa de lunes a domingo, así como a hacer todo tipo de tareas para conseguir tu sueño.

Animo y a poner en marcha tu sueño!


Otros Trabajos y cursos relacionados: